Abellán gana ‘Mira quién baila’, José Luis Moreno da la espantada y Belén Esteban firma libros

(Publicado en Vozpópuli 26-04-2014: http://vozpopuli.com/actualidad/42349-abellan-gana-mira-quien-baila-jose-luis-moreno-da-la-espantada-y-belen-esteban-firma-libros)

El torero Miguel Abellán es el ganador de Mira quién baila. En la última gala, el torero se impuso por los pelos a Feliciano López. Olé. Olé. Y olé. Enhorabuena. Quizás sea el último en alzarse con la victoria en este programa destinado a la desaparición. Su estrepitosa caída en audiencia respecto a las ediciones anteriores seguramente condenará a este divertido espacio. Es divertido, sí, y está bien hecho, también, pero no es necesario. Y menos en Televisión Española, cadena pública con un desmesurado agujero en sus cuentas y que, por ello, debería predicar con el ejemplo de la austeridad. O sea, quienes nos gobiernan con la máxima de que nos apretemos el cinturón podrían empezar por hacerlo ellos mismos. Estas gentes del coche oficial y el chófer son casi menos necesarias que el programa…

¿Por qué el público no ha seguido ahora Mira quién baila tanto como lo hizo en el pasado? Parece extraño, sobre todo porque el formato es idéntico. Pero, amén del probable cansancio del espectador, hay diferencias que, a la postre, han resultado claves para provocar el hundimiento. Una es que Jaime Cantizano, pese a sus tablas y su notable belleza, no ha funcionado tan bien como sus predecesoras en el puesto. Quizás es que quienes hacían zapping no querían a este hombre en estos menesteres. Otra es el crecimiento en el nivel de friquismo de sus concursantes, con algunos sin mérito conocido más allá de su popularidad y sin demasiada gracia, como la tal Corina. Por último, tampoco el jurado, con Norma Duval, el cantante de los Mojinos y Noemí Galera, ha funcionado como para ser recordado. Solo nos queda decirle adiós al programa reparando, quizás, en el poco sentido que tuvo siempre ver a unos tipos famosos meneando el esqueleto para abonar su notoriedad y, por ende, su cuenta corriente.

“Este no es un sitio amable. (…) Echaros una mano no es que vosotras me la echéis al cuello. Señoras, señores, queridos amigos, no habléis con ellas”

Vamos ya con el momento televisivo de esta semana. Ahí tienen al productor, presentador, políglota y ventrílocuo José Luis Morenofrente a las cinco mujeres que conducen Hable con ellas. “No he venido aquí a que me agredan. (…) Este para mí no es un sitio amable. Me llamaron porque el programa se había caído y para que os echase una mano. Pero el echaros yo una mano no es que vosotras me la echéis a mí al cuello. (…) Señoras, señores, queridos amigos, no habléis con ellas”. Y llegó la madre de todas las espantadas en un plató. Moreno se largó por donde había venido y los rostros de las presentadoras mutaron. Todo por 25.000 pesetas. Yolanda Ramos, una de las conductoras del programa, afeó al productor que hace unos cuantos años, quizás en los noventa, había acudido como bailarina a Noche de fiesta y no había cobrado esa cantidad prometida. Lo que parecía una anécdota se convirtió, poco a poco, en categoría. La tensión creció más de lo soportable. Y zas:

Primero olía a montaje para lograr que más de tres personas se pongan a ver el programa la próxima semana, pero parece confirmarse que se trata de un enfado real. Un enfado un tanto exagerado, en todo caso. Porque un comentario jocoso sobre una vieja deuda de 25.000 pesetas no debiera ser el detonante de semejante incendio. La reacción de Moreno es desmesurada. Aunque todos son culpables de este lamentable espectáculo. Porque la insistencia de Ramos en este asunto tampoco se justifica, a no ser que en su día necesitase el dinero como agua de mayo y haya aprovechado para vengarse en directo sin avisar a sus compañeras Sandra Barneda, Natalia Millán, Beatriz Montáñez y Alyson Eckman.

Para terminar, vamos con lo más deprimente. Belén Esteban, pese a su maravilloso declive en la tele, firma ejemplares de su libro en la feria de Sant Jordi. Aun en el improbable caso de que esta mujer hubiera escrito realmente la obra, Ambiciones y reflexiones, y, por ello, tuviera el mismo derecho que cualquier mortal a regalar sus autógrafos a su legión de seguidores, no suena muy lógico verla dedicada a estas tareas y, menos,dando lecciones sobre la independencia de Cataluña. Ya dijimos aquí que el espectáculo en torno al citado libro es insultante para cualquiera que sienta amor por el oficio de escribir. Claro que no muy lejos también andaban personajes como Carromero. En fin, la literatura pervertida por el espectáculo, ya saben. Por suerte, las letras españolas están mejor de lo que parece en este teatro horrendo, entregado a las vanidades, repugnante.

La entrevista de Risto, las recetas de ‘Sálvame’ y la siesta en ‘Supervivientes’

(Publicado en Vozpópuli 19-04-2014: http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/42004-la-entrevista-de-risto-las-recetas-de-salvame-y-la-siesta-en-supervivientes)

No conozco a un solo ser humano que disfrute con el estilo y la actitud de Risto Mejide. El publicitario se ha puesto ahora a hacer entrevistas. La cosa se llama Viajando con Chester y se emite en Cuatro los domingos por la noche. Por increíble que parezca, la audiencia de las primeras ediciones del programa ha sido razonable. Y Mejide amenaza con seguir en nuestras pantallas por más tiempo. Viendo qué espacios y tipejos andan en la tele, no es lo peor que puede pasar. Toca mentar a Risto en esta crónica irresponsable porque ha sido literalmente linchado por unos cuantos independentistas catalanes, que son, como ustedes saben, unos señores muy tolerantes y muy abiertos.

Al malvado de Risto se le ocurrió entrevistar a Oriol Junqueras, líder de ERC. Al publicitario le han cosido a navajazos dialécticos por haber perpetrado un ataque intolerable al líder del soberanismo catalán. Ha sido engorroso, la verdad, pero para escribir algo medianamente serio ha habido que consultar (esa palabra, uff) la entrevista. Y la verdad es que fue muy buena. El presentador utilizó ese tono arisco, borde, políticamente incorrecto y cortante que siempre utiliza. Al político no se le vio demasiado incómodo, esa es la verdad. Risto no se dejó ni uno de los temas de actualidad. Fue directo y utilizó preguntas inteligentes. Junqueras respondió con serenidad y vendió su moto separatista. Y las críticas negativas, que han sido desmesuradas, son propias de quienes están nublados por el amor incondicional a su ideología.

Seguramente el libro de ‘Sálvame’ batirá todos los registros de ventas y solo será superado por el de Belén Esteban

Vamos con cosas más serias. Resulta que Sálvame, ese engendro, ya produce hasta libros de cocina. Las recetas de Sálvame está basada en la sección ‘Las meriendas de Sálvame’ y, según quienes la producen, “el cocinero Pedro Palacios ofrece una selección de los 80 mejores platos y sencillas tapas elaboradas con productos de temporada para que los amantes de la cocina puedan prepararlas fácilmente en sus casas”. Olé. Y el libro “incluye ideas, consejos y trucos que han ido aportando los colaboradores del programa”. O sea, para chuparse los dedos sin parar justo después de haber vomitado. Me atrevo a pronosticar que la obra batirá todos los registros de ventas y solo quedará superada por la que escribió (presuntamente) Belén Esteban. Así estamos en esta España tan indignada como aborregada.

Y el presentador habitual de Sálvame es uno de los protagonistas del último asunto que nos ocupa y preocupa por su gran repercusión. Jorge Javier Vázquez también conduce Supervivientes, ese reality show que consigue enormes audiencias aunque casi nadie reconozca verlo. La cosa es que una tal Franciska (sí, lo ponen con k), madre de una tal Rebeca, se quedó profundamente dormida, ronquidos incluidos, en pleno programa. El presentador la despertó y se vivió una situación divertida, no puede negarse. Ocurre, sin embargo, que la siesta de esta señora tal vez sea también una metáfora de nuestros días sombríos. No es que el programa aburra y provoque sueño a sus propios participantes. No es que los ciudadanos estemos adormecidos y sea hora de que abramos los ojos. Es más complejo. El hecho de que la siesta de esta señora sea noticia evidencia que, como en aquella caverna antigua o en aquel Matrix moderno, solo podemos estar viviendo una realidad aparente que otros construyen para mantenernos encadenados.

La lucha Alfonso Rojo-Colau, el vídeo de Amaral y el adiós a ‘El Último Guerrero’

(Publicado en Vozpópuli 12-4-2014: http://vozpopuli.com/actualidad/41784-la-lucha-alfonso-rojo-colau-el-video-de-amaral-y-el-adios-a-el-ultimo-guerrero)

La televisión que padecemos parece una tragedia permanente. Y ya se sabe que las tragedias nunca acaban bien. Claro que no estamos ante una tragedia clásica, sino que se trata, más bien, de una sucesión de espantos que poco a poco nos van minando hasta quizás destruirnos. Los dos últimos horrores que nos asfixian son la pelea entre el periodista Alfonso Rojo y la líder de la PAH, Ada Colau, por un lado, y el fallecimiento inesperado del mítico luchador de pressing catch James Hellwig, más conocido por todos como El Último Guerrero. Pero, eso sí, esta semana se ha colado en la tele un tema que nos da esperanza, aunque sea un pedazo pequeño, para el futuro. Se trata del vídeo con que Amaral ha decidido machacar a la clase política que sufrimos.

Los hechos, como acostumbran, son tozudos: el pasado sábado, durante el programa La Sexta Noche, un espacio más que recomendable, por cierto, Rojo llamó “gordita” a Colau. Empezó entonces una situación surrealista con supuestas disculpas en el plató hasta que el presentador, Iñaki López, zanjó el asunto echando de allí al periodista deslenguado. Si no lo han visto aún, cosa que dudo a tenor de la desmesurada repercusión del hecho, pueden verlo a continuación:

El tópico de que las imágenes se comentan por sí solas sirve en esta ocasión. Rojo se equivocó porque en una tertulia política no es de buen gusto entrar en descalificaciones personales. Eso es indiscutible. Ocurre, sin embargo, que este tipo de insultos y trifulcas son tan habituales, con mayor o menor nivel barriobajero, que sorprende el desenlace de este caso. Quizás estemos ante un ejemplo de que alguien se ha dado cuenta, por fin, de que no todo vale en televisión. Aplausos sonoros. Ahora bien, o las televisiones cambian a sus tertulianos o pronto habrá expulsiones en cada debate… Mientras, la lucha entre Rojo y Colau continúa en Twitter y en otras tertulias. Así que hay polémica para rato.

Con la desaparición de ‘El Último Guerrero’ se muere también una parte decisiva en el imaginario colectivo de una generación, la misma de la EGB, que se queda huérfana de referentes

Vamos con otra tragedia más dura. Con la desaparición de El Último Guerrero se muere también una parte decisiva en el imaginario colectivo de una generación, la misma de la EGB, que se está quedando huérfana de referentes y que, pese a ello, se resiste a crecer. ¡Cómo no recordar aquellas batallas falsas entre este luchador y el irreductible Hulk Hogan! Y aquellos temblores repentinos y salvajes, mal bautizados como baile del San Vito, que nos hacían vibrar aunque supiéramos que se trataba de una comedia de serie Z. El caso, queridos amigos, es que todo aquel que sienta nostalgia y tenga ganas de revivir aquellos momentos inolvidables puede disfrutar este fin de semana del regreso de Hogan. Será en Smackdown, que se emite este domingo, a las 14.00 horas, en Neox. Pero antes vean esta batalla y derramen su emoción:

Aunque estrictamente no sea un vídeo televisivo y se trate de un vídeoclip propagandístico, no podíamos dejar pasar la ocasión para destacar aquí la última creación de Amaral. La nueva canción del grupo se llama Ratonera. Y empieza así: “No sé cómo duermes por las noches, estúpido farsante, si mientes más que hablas”. Para ilustrar este tema tan llamativo, sus creadores se han sacado de la manga un vídeo donde simple y llanamente se desguaza a la clase política españolaRubalcaba, Rajoy, Gallardón, Rosa Díez, Zapatero, Montoro, Luis de Guindos y otros seres semejantes aparecen irónicamente com si fueran drogadictos, inmigrantes sin papeles, vagabundos, ancianos sin vivienda… Aparecen también varios rótulos como éste: “Un 38 por ciento de los políticos duerme en la calle”. Y así todo hasta un mensaje final, quizás innecesario, donde se nos dice que todo era ficción.

Es una forma interesante de denunciar los abusos, mangoneos y corruptelas de la clase política en medio de esta profunda crisis que ellos mismos ayudaron a crear, que no pronosticaron a tiempo y que están combatiendo con continuos estoques al ciudadano. Y es divertido ver a Rubalcaba, Montoro o Gallardón vapuleados o a Felipe González como un músico callejero. Bravo, pues, Amaral. Pero este vídeo, como otras manifestaciones sociales o artísticas que vemos en televisión y pretenden despertar nuestras conciencias dormidas, adolece de una preocupante ausencia de autocrítica. Porque, aunque a veces todos tengamos ganas de ir a quemar el Congreso, no puede olvidarse un detalle: nosotros también somos culpables, tanto en la tele como en la crisis.

Los maromos de Laura, el doble de Marhuenda y las bromas (malas) de Mariló

(Publicado en Vozpópuli 5-4-2014: http://vozpopuli.com/actualidad/41422-los-maromos-de-laura-el-doble-de-marhuenda-y-las-bromas-malas-de-marilo)

Ya está aquí, señores. No ha podido evitarse la catástrofe. Se ha estrenado Un príncipe para Laura. Este programa que se emite en Cuatro es algo así como un Mujeres y hombres y viceversa, sin duda el peor producto televisivo que existe hoy en España, pero revestido de cierta calidad (si es que esta palabra puede usarse en este contexto) gracias a una presentadora de cierto éxito, Luján Argüelles, a un gran trabajo de producción y postproducción -eso no puede negarse- y a altas dosis de humor. Sin embargo, en el fondo estamos ante la misma idea denigrante que consiste en que una individua sin oficio ni beneficio, antes Corina y ahora Laura, acude a la tele para encontrar un maromo. Y quienes hacen elcasting, que no son tontos, se ocupan de que entre los pretendientes haya unos cuantos, por no decir todos, con escasas neuronas y muchos defectos obvios.

En ‘Un príncipe para Laura’, que se emite en Cuatro, todo es pura falsedad y se lincha y humilla en tiempo real a los feos, estúpidos e idiotas que pasan por el plató

Por supuesto, todo es una pura falsedad. O sea, el amor, los príncipes azules o las historias de vida mínimamente interesantes brillan por su ausencia. De lo que se trata es de buscar la popularidad enuna competición hilarante y demencial para ver quién es más friki, tiene más jeta o dice la tontería más memorable. Y uno, cuando asiste a este programa, aun con vocación de ser benévolo apoyándose en la risa, cae en la cuenta de que es realmente entretenido. Sobre todo para aquellos que se entretengan desternillándose de las miserias y carencias de otras personas y disfruten comentándolas masivamente en Twitter. O sea, el linchamiento en tiempo real y la humillación pública de los feos, los estúpidos y los idiotas que pasan por el plató. Todo muy progresista, muy sano y muy divertido. No dan pena los seres patéticos que se prestan a ser criticados porque ellos se lo han buscado. Son más patéticos quienes disfrutan machacándolos, auscultándolos, consumiéndolos.

Cambio de tercio. Nuestros admirados José Miguel Monzón, alias Wyoming, y Francisco Marhuenda continúan con su particular batalla. El cómico de La Sexta es muy travieso. Y ahora ha dado un paso más al crear un doble del director de La Razón. Se trata de Marhuender, que promete ser un personaje eterno en El Intermedio. Interpretado por Joaquín Reyes, el remedo del conocido periodista hace gracia por la caracterización. Pero en cuanto habla pierde la gracia. O sea, Marhuender es un buen Marhuenda si se queda callado. Ahí están su peinado y sus gafas inconfundibles. Pero en cuanto abre la boca desaparece la esencia del personaje verdadero. Y esto es un error imperdonable en cualquier caricatura. O el humorista se trabaja un poco más la voz, los gestos y los argumentos del periodista o mejor será que deje de engrandecer al hombre del que se intenta mofar.

No dejamos a la derecha porque la protagonista de la semana, en televisión, radios, periódicos y redes sociales, es Esperanza AguirreSu infracción en la Gran Vía madrileña y posterior atropello y fuga es simplemente alucinante. Tanto da que hablar este asunto que la expresidenta de la región se hizo un tour por una multitud de medios de comunicación este viernes. Todos querían hablar con ella. Y ella contestó a casi todos. Sus tesis, compartidas o no, se repetían en cada lugar por donde pasaba. Hasta que llegó a Televisión Española. Ahí estaba la nunca bien ponderada Mariló Montero para arrebatar el protagonismo a la política. “Espero que los agentes fueran apuestos”. Con un par de ovarios. Gracias, una vez más, querida paisana, por hacernos pasar estos ratos. Es obvio que, como ya argumentamos recientemente aquí, eres una incomprendida.

Para terminar esta semana, dos noticias, una buena y otra mala, ambas relacionadas con regresos muy esperados, aunque por diferentes motivos. ¿Qué noticia quieren primero? Venga, vamos con la mala. Esta noche vuelve a Sálvame Deluxe esa mujer inefable llamada Rosa Benito. Si quieren torturarse o reírse hasta la extenuación -depende de cómo se tomen el testimonio-, pongan Telecinco. La buena nueva, que quizás ya sepan, es que la próxima semana, en concreto el miércoles, vuelve Máster Chef, uno de los pocos programas que merece la pena. Eso sí, si en TVE siguen con esta promoción desmesurada, abrasadora, cansina, me temo que sus protagonistas pueden morir de éxito.

El yerno de la Pantoja, la última de Marta Sánchez, y la guerra 13TV vs. Wyoming

(Publicado en Vozpópuli 29-03-2014: http://vozpopuli.com/actualidad/41063-el-yerno-de-la-pantoja-la-ultima-de-marta-sanchez-y-la-guerra-13tv-vs-wyoming)

En su celebrado ensayo La verdad de las mentiras, Mario Vargas Llosa afirma que “una humanidad sin lecturas, no contaminada de literatura, se parecería mucho a una comunidad de tartamudos y afásicos, aquejada de tremendos problemas de comunicación debido a lo basto y rudimentario de su lenguaje”. Y uno, al ver a esos jóvenes granadinos que no sabían quién era Adolfo Suárez piensa que vamos hacia una sociedad afásica, ignorante, estúpida, aborregada cuyos muchachos aspiran a convertirse en personajes televisivos como esos que se sientan en el plató de programas abominables como Mujeres y hombres y viceversa, por mencionar uno de los peores.

Apuesto medio euro a que esos mismos jóvenes que no conocían al expresidente sí saben quién es Alberto Isla. Este hombre es el maromo que anda con Chabelita, la hija de Isabel Pantoja. La pareja acaba de alumbrar a una criatura. Y esta semana, cuando los padres acudieron al hospital para una revisión con el pediatra, unos fotógrafos les siguieron hasta la consulta, casi hasta el interior. El muchacho, que es humano, perdió los nervios y acabó a puñetazos con los paparazzi, como puede verse en el vídeo que sigue.

Las imágenes, desveladas en exclusiva por Sálvame, cómo no, hablan por sí solas. Lo hemos dicho ya unas cuantas veces y lo repetiremos en tantas ocasiones como sea necesario: determinados monstruos televisivos no son culpables de su propia monstruosidad. Son obra y gracia de algunos medios que generan, avivan y utilizan a estos personajes que en un país serio vivirían en el más absoluto de los anonimatos. Aquí, en esta España de hoy, son sobradamente conocidos por cualquier ciudadano que, por el contrario, no conoce la figura de Suárez y, menos aún, el nombre de la mitad de los ministros (aunque viendo al Gobierno actual este desconocimiento es más una virtud que un defecto).

Alguien que cobra por hacer de jurado en un espacio donde todo bicho viviente se disfraza se niega a hacer lo mismo que los concursantes

Pasado este bochornoso incidente, vamos con otro asunto que tiene tela. Esta semana terminó la tercera temporada de Tu cara me suena. Y una vez más Marta Sánchez volvió a liarla. La cantante forma parte del jurado del programa pero se negó a participar en un número musical. Sus compañeros de mesa, Mónica Naranjo, Ángel Llàcer y Carlos Latre, y el presentador del espacio, Manel Fuentes, se disfrazaron de The Beatles y cantaron como pudieron al inicio del espacio. Ella justificó su actitud porque “tengo mucho lío con el disco… y además no gusta que me disfracen de hombre”. O sea, alguien que cobra por hacer de jurado en un espacio en el que todo bicho viviente se disfraza e imita a cantantes se niega a hacer aquello mismo por lo que juzga a los concursantes. Absurdo. Que se dedique a cantar y no vuelva, por favor, a hacer algo que no le apetece.

Hablando de apetencias, a los dueños de 13TV no les apetece que en La Sexta se sigan cachondeando de ellos. Así, esta semana la cadena de los obispos ha decidido prohibir a Wyoming que utilice imágenes de sus programas. Sale perdiendo el presentador, que día sí y día también ridiculizaba en El Intermedio a quienes acuden a los platós de 13TV. El caso es que unos y otros se han enzarzado en un cruce de acusaciones que promete alargarse demasiado. En el programa apostaron por tomarse con humor el asunto y encontraron una curiosa fórmula (ver en la imagen inferior a Alfonso Merlos caricaturizado) para burlar la prohibición. Y Sandra Sabatés, copresentadora del espacio censurado, recordó que en una ocasión se llamó “cocainómano” a su compañero en El cascabel. En fin, las censuras nunca son positivas.

El inefable ‘Entre todos’ lleva ya 150 ediciones y TVE lo celebra con Toñi Moreno y Anne Igartiburu; con suerte, pronto acabará esta pesadilla

Por último, les cuento que esta ha sido una semana de cumpleaños varios. Por un lado, La Sexta ha cumplido ocho años en su trinchera. Felicidades. Por otro, el inefable programa Entre todos lleva ya 150 ediciones pervirtiendo el servicio público en las tardes de TVE. Y la buena de Toñi Moreno lo celebró este viernes junto a Anne Igartiburu. Se agotan las palabras para hablar de este espacio sin precedentes. La cadena pública celebra su buena marcha, pero la audiencia sigue en picado. Lógico. Con suerte, pronto acabará la pesadilla.

PS: Al principio hablábamos de la muerte de Suárez. No sé si saben que en esta profesión periodística repleta de sujetos tan ombliguistas, tan sabihondos, tan ventajistas se ha censurado que la familia del expresidente informase previamente de que se avecinaba el óbito. No estoy de acuerdo. Censuramos siempre que los personajes públicos ocultan información, no son transparentes o eluden las preguntas incómodas. Y para una vez que alguien aporta datos minuto a minuto, facilita el trabajo de la prensa y se abre en canal para contar lo que hay en un momento que no debe ser nada fácil, resulta que tampoco estamos contentos. Algunos no lo estarán nunca, ni siquiera pinchando globos.