Alfredo Landa, el navarro de Garci (revista Unir)

(http://revista.unir.net/2-uncategorised/1932-alfredo-landa-el-navarro-de-garci)

Los cimientos de la vida son de barro. El adiós de los mejores desempolva una fragilidad que asfixia. Muchos lagrimean hoy porque ha muerto Alfredo Landa. Ni un enjambre de palabras elogiosas serviría para definir a este hombre mejor que su rasgo más característico. Era navarro. Con una sensibilidad en apariencia de roble y en verdad sutil. Con un carácter rocoso y decidido. Con un amor inquebrantable a su tierra y al trabajo, “dueño del sudor y el hacha”.

Sólo hablé una vez en mi vida con él. Le habían concedido el Premio Príncipe de Viana (máximo galardón cultural en Navarra) por su carrera como actor. Derrochaba una felicidad chispeante. Nada podía ensombrecer su mirada sonriente. Pero al verle también se adivinaba un halo de tristeza. Supuse que se trataba de su enfado transitorio con José Luis Garci, el director que mejor le exprimió en la pantalla. Cuatro décadas de amistad se tambaleaban porque el cineasta no había querido entregar el Goya de Honor de 2008 al actor. Tiempo después, ambos se reconciliaron y un Landa ya bastante enfermo narró que un buen día decidió llamarle para disculparse. “El navarro es noble, leal, va de frente y es amigo de sus amigos”, repetía siempre.

Landa fue el rey de la comedia hasta el punto de dar nombre a un género propio, el “landismo”, que era el retrato de una época en España; utilizó su inteligente sencillez para convertirse en el mejor Sancho Panza que ha pasado por televisión, esa caja cada vez más tonta y burda en la que también regentó una gasolinera inolvidable; triunfó en Cannes en 1984 como mejor actor junto a Paco Rabal por “Los santos inocentes”; se adentró en el bosque animado de Wenceslado Fernández Flórez como nadie lo ha hecho; y se comió el escenario en una veintena de obras de teatro, entre otras muchas cosas. Aunque creo sinceramente que sus mejores papeles llegaron junto a Garci.

La colaboración entre Landa y Garci se inició con “Las verdes praderas” (1979). Tras el éxito primero, el director, amante del cine negro de Hollywood, decidió crear su Humphrey Bogart patrio. Y ahí apareció el detective Germán Areta, que deslumbró en “El crack I” (1981) y “El crack II” (1983). Quien no haya visto estas dos joyas del cine español, que destacan precisamente por salirse de la senda habitual del mismo, ya están tardando… Once años después, el navarro “de pura cepa” -así lo decía él- bordó al médico de “Canción de cuna”. En 2002, Garci volvió a reclamarle para que representase el papel del escritor Blas de Otamendi en “Historia de un beso”. Otra vez la pareja funcionó armónicamente en una película que eriza las emociones y atosiga las gargantas. Demasiado romántica o pastelosa, dirían los críticos insignes.

“Tiovivo 1950” (2004) es una obra coral con la que el director quiso retratar la sociedad de posguerra. Por cierto, los malintencionados acusaron ladina y falsamente a Garci de ser un nostálgico del franquismo. El papel de Landa, como esposo de Tina Sainz y padre de Elsa Pataky, copa las mejores secuencias de un metraje quizás excesivo y rodado con cadencia lenta y clásica, como siempre ha hecho el director.

El camino conjunto desembocó en “Luz de domingo”, última película del actor como protagonista. Se trata de una suerte de western ubicado en un pueblo asturiano a principios del siglo XX y construido por Garci en base a un relato de Ramón Pérez de Ayala. El personaje con que se despidió Landa es Juaco, un emigrante a Estados Unidos que ha regresado, ya repleto de fortuna y escamas, para cuidar de su nieta. Es un hombre respetado, de pocas palabras y que ha vivido demasiado como para creer en algo que no sea el amor a los suyos. Los demás actores quedan eclipsados, parecen figurantes ante su imagen avejentada, entre tierna y escéptica. Al final, el espectador asiste a un tiroteo que es también el crepúsculo de una carrera desbordante, completa, avasalladora, infinita. Y Landa muere en pantalla igual que en la realidad, callada y noblemente, como buen navarro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s