Los papeles de Otegui III

(http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/otegui-tenia-su-mesilla-un-manual-sobre-comportamientos-negociador-efectivo)

Otegui tenía en su mesilla un manual sobre “comportamientos del negociador efectivo”

 

Anuncios

Los papeles de Otegui II

(http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/otegui-planeo-ya-2009-una-%E2%80%98conferencia-paz%E2%80%99-20111025)

Arnaldo Otegui diseñó una Conferencia de Paz que debería celebrarse en San Sebastián con la presencia de observadores internacionales. Y, al término de la misma, se presentaría una declaración acordada previamente que apelaría a la búsqueda de una “paz justa” mediante una “mesa de partidos”. Así consta en los documentos incautados al líder batasuno por la Guardia Civil en octubre de 2009. Esa era la hoja de ruta que Otegui aún mantenía, con matizaciones que introdujo después, desde las conversaciones de Loyola (Azpeitia), que finalizaron en noviembre de 2006.

Hace unos días tuvo lugar en la capital donostiarra la Conferencia Internacional para promover la resolución del conflicto en el País Vasco, también conocida simplemente como Conferencia de Paz. No faltaron los observadores internacionales, con el ex secretario general de la ONU Kofi Annan y el ex primer ministro irlandés Berti Ahern a la cabeza. El evento terminó con una declaración que incluía cinco recomendaciones, entre ellas la apertura de conversaciones entre los partidos políticos, para llegar a una “paz justa y duradera”

Aunque hayan pasado varios años entre el momento en que Otegui urdió sus planes y la reciente conferencia organizada por la red ciudadana para el diálogo Lokarri, las similitudes entre el esquema que pergeñó el batasuno y la realidad son cuando menos sorprendentes. En concreto, bajo el título “Esquema general del proceso democrático de diálogo multilateral”, el batasuno teorizaba que había que celebrar “una conferencia por la paz, el diálogo y el acuerdo que se convocará en Donostia [San Sebastián] por Eusko Ikaskuntza [Sociedad de Estudios Vascos que trabaja en el País Vasco y Navarra], en la que participarán, por invitación, personas representativas de partidos políticos, de organizaciones sindicales, patronales, sociales, de la Universidad, foros por la paz y personalidades relevantes”.

La reciente Conferencia de Paz organizada por Lokarri en el Palacio de Aiete de la capital donostiarra contó, como en el foro que preveía Otegui, con la presencia de representantes de numerosos partidos políticos –PSOE, PNV, Batasuna, Aralar y todas las formaciones de Bildu–, de sindicatos y patronal vascos y, por supuesto, de cuatro fundaciones internacionales dedicadas a la mediación de conflictos. Según los planes de Otegui, “todas ellas [las organizaciones] avalarían con su presencia una declaración pública. La relación de asistentes, así como todos los aspectos de funcionamiento, presidencia, etcétera serán pactados con anterioridad. La declaración final acordada previamente será leída por los organizadores en euskara, castellano, francés e inglés”.

El foro organizado por Lokarri terminó con una declaración –ya conocida como la Declaración de Aiete– que fue entregada a los presentes en cuatro idiomas: castellano, euskera, francés e inglés. Y estaba redactada de antemano, con el sello inconfundible de Batasuna.

“Irreversible”

En otro de sus apuntes, que guardaba en su mesilla de noche según él declaró en sede judicial y que ahora revela este diario, Otegui dedica un epígrafe al papel que deberían jugar los observadores internacionales en una mesa de negociación entre los diferentes partidos. “La mesa de partidos contará con la colaboración de observadores y organismos internacionales de reconocido prestigio en el campo de la mediación a la facilitación de procesos resolutivos de conflictos a fin de facilitar el buen desarrollo del proceso de diálogo tanto en lo referido a aspectos técnicos del mismo como en lo relativo a ser notario-depositario de los acuerdos alcanzados, facultad que simboliza la voluntad sincera de todas las partes en el cumplimiento de los mismos y en alcanzar la irreversibilidad del proceso democrático”.

La participación de observadores, mediadores y/o facilitadores es una constante en los papeles de Otegui. En otro punto, el líder batasuno insiste en que “el diálogo resolutivo contará con la presencia de organismos o personalidades de carácter internacional. (…) Esta presencia garantiza la irreversibilidad del proceso para todas las partes”.

Principios

En otro de sus documentos, el líder batasuno, condenado en septiembre como dirigente de ETA por la Audiencia Nacional, diseñaba los principios sobre los que debe regirse el diálogo posterior a la Conferencia de Paz. Y se refería a la “negociación”, la “no violencia” y la “no exclusión”. Es decir, pretendía una negociación entre todos los partidos políticos, y sin atentados.

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por este diario indican que “no es casualidad” que existan coincidencias entre los planes de Otegui y lo que ahora está ocurriendo. “No puede olvidarse que Otegui ha sido condenado por ser dirigente de ETA, tras poner en marcha la estrategia por vías políticas”, argumentan.

Los papeles de Otegui I

(http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/si-gobierno-cree-que-eta-va-poner-desapareceran-todas-resistencias-20111024)

Otegui: “Puedo asegurar la voluntad del presidente para la negociación”

Arnaldo Otegui fue arrestado el 13 de octubre de 2009. En la mesilla de noche de su dormitorio guardaba una carpeta con sus apuntes sobre las conversaciones mantenidas con el PSOE y el Gobierno en el proceso de paz, según afirmó él mismo en sede judicial el pasado julio. Ahora, LA GACETA ha tenido acceso a esos documentos.

En los textos, escritos del puño y letra del propio Otegui, queda claro que el batasuno, condenado en septiembre por ser dirigente de ETA, aprendió de los errores de la negociación y trazó sus intenciones de cambiar las formas de actuar en el futuro para lograr los mismos objetivos. Una vez que las negociaciones encallaron abruptamente en Ginebra (Suiza) en mayo de 2007, Otegui sacó sus conclusiones. Y según dejó escrito, el cambio de estrategia consistía en que ETA fuera más convincente al expresar sus ganas de abandonar la violencia. ¿Hay algo más convincente que declarar el “cese definitivo de la lucha armada”, como hizo la banda la pasada semana?

“Tenemos que hallar alguna forma para desbloquear la situación. A toro pasado, es fácil darse cuenta de la cantidad de fallos que se han cometido por parte de todos. Si salvamos la situación, hay que poner los medios para no volver a tropezar en las mismas piedras”.

“Gran parte de los fallos –agregaba–, aunque parezca una tontería, [son] producto de malentendidos. Las mismas palabras quieren decir cosas distintas para las personas destinadas a entenderse. Muchos problemas que han aparecido como insuperables se podrían haber resuelto si no hubiera habido esos malentendidos”.

“De todas formas, la clave en todo esto es recuperar la confianza y que cada parte se sienta segura y con las fuerzas para hacer lo que tiene que hacer. Si el Gobierno tuviera la seguridad de que la voluntad de ETA de poner fin a todo esto es sincera, desaparecerán todas las resistencias”

“En estos momentos –añadía el batasuno– el Gobierno tiene serias dudas. (…) Yo sólo puedo hablar de lo que conozco. Y puedo asegurar sin lugar a dudas la voluntad del Gobierno y/o el presidente. Si hubiera alguna forma de convencerle o demostrarle que no hay trampa ni estrategias inconfesables, no habría nada que pudiera detenerle”.

“Paciencia”

Otegui confiaba en llevar la negociación a buen puerto. “Hay que tener paciencia. Si se retoma el proceso, hay garantías y se convalida la confianza, ganaremos con creces el tiempo perdido y ya no habrá marcha atrás, sino la fuerza necesaria para hacer lo que haya que hacer con audacia y rapidez”.“Si hubiera problemas para que eso [los contenidos] lo transmitan al Gobierno con reuniones formales, tendríamos que prever una fórmula para hacerlo desde aquí, bien por carta o por otra forma de reunión. Tal vez para el Gobierno sería más sencillo de esa manera”, remachaba.

En otras palabras, para acceder a las peticiones de ETA-Batasuna, el Gobierno debía dar por buenas las intenciones de dejar de matar por parte de la banda terrorista. Otegui mostraba una gran confianza en que Zapatero quería llegar a un acuerdo, porque si estaba convencido no habría nadie que pudiera frenar su determinación para alumbrar el final dialogado del terrorismo. Y abogaba también por mejorar los canales de comunicación entre el Ejecutivo y los pistoleros.

Los hoteles

Estos escritos de Otegui, nombrados en julio durante el juicio en la Audiencia Nacional por el caso Bateragune y que hoy ven la luz pública por primera vez, fueron anotados en Ginebra (Suiza). En la carpeta del batasuno estaban justo al lado de folios que llevan el sello de los hoteles Crowne Plaza y Ramada Park, ambos sitos en esa ciudad. Allí es donde se instalaron Otegui y su compañero negociador, Rufino Etxeberría, durante las últimas conversaciones conocidas del proceso de paz.

Viaje ilegal

Como ya informó este diario, Otegui y Etxeberría, convertido en principal portavoz de Batasuna por el encarcelamiento de su compañero, viajaron a Ginebra desde el aeropuerto de Biarritz (Francia) para reunirse con el Ejecutivo cuando tenían prohibido salir de España porque así lo decían sendas decisiones judiciales. Tras aquel diálogo, pergeñó la hoja de ruta hoy desvelada.

Poco después de aquellas negociaciones, a mediados de mayo de 2007, Otegui fue encarcelado y permaneció en el presidio de Martutene (San Sebastián) hasta finales de agosto de 2008. Al salir de la cárcel, se puso a trabajar, junto a Rafael Díez Usabiaga y un grupo de jóvenes proetarras, en Bateragune –una suerte de refundación de Batasuna– hasta que fue arrestado en octubre de 2009 por la Guardia Civil.

Desde entonces, Otegui no ha salido de la cárcel, pero ha concedido varias entrevistas –a los diarios Gara y El País– y tiene una cuenta en la red social de Internet Twitter. A finales del pasado junio y principios de julio se celebró en la Audiencia Nacional el juicio por el caso Bateragune. Durante la vista oral, el líder batasuno llegó a apropiarse de los votos a Bildu en las elecciones municipales del 22-M (“ya somos 313.000”, dijo) y aseguró que la estrategia militar de la banda “sobra y estorba”. El empeño de Voces contra el Terrorismo, asociación de que preside Francisco José Alcaraz, y de la Fiscalía hizo que Otegui y Usabiaga fueran condenados en septiembre a 10 años de cárcel por ser dirigentes de ETA.

Gracias a la Fiscalía de la Audiencia Nacional y a Voces contra el Terrorismo, la asociación que dirige Francisco José Alcaraz, Arnaldo Otegui está condenado hoy como dirigente de ETA. Sin embargo, algunos no pueden aceptar las resoluciones judiciales. Ayer, el ex alcalde de San Sebastián Odón Elorza, cabeza de lista del PSOE por Guipúzcoa en las próximas elecciones generales, reclamó que se revise la condena al batasuno, porque, a su juicio, “ha liderado movimientos para que Batasuna y ETA tomaran otra dirección estratégica”. En declaraciones RAC1 recogidas por Europa Press, Elorza también aprovechó para pedir al Tribunal Constitucional legalice Sortu, la penúltima máscara política de Batasuna. Por último, el ex alcalde de San Sebastián argumentó que las víctimas de los terroristas no pueden ser meras observadoras del proceso porque es la parte más débil, aunque, a su juicio, tampoco pueden ser las que marquen los pasos que deben realizar los Gobiernos para garantizar la “paz” definitivamente.