Discurso de aceptación del Nobel de Mario Vargas Llosa

En diciembre de 2010, Vargas Llosa nos regaló este discurso en Estocolmo. Para no olvidar, sobre todo este final:

“…Por eso tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar a la carcoma del tiempo y de convertir en posible lo imposible”.

Anuncios