Mi compañero Jorge

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/opinion/companero-jorge

Desconozco si la muerte es el final. La duda me aguijonea desde hace años. En cambio, es inobjetable el dolor que causa el roce frío, sincero y cortante de la muerte. Sin ir más lejos, acabo de comprobar el sufrimiento glacial e hiriente de una familia que pierde a un muchacho de 33 años, casado y padre de dos hijos. Era mi compañero Jorge. Bueno, en realidad mi compañero es Javi, hermano del fallecido. Pero en este caso, decir Javi es también decir Jorge. Almas gemelas de un mismo espejo.

Hace años, por casualidad, alumbré un relato titulado El sueño de Jorge. Aquella obra escrita con manos jóvenes y soñadoras era un canto a la esperanza que nunca termina, como una llama eterna que perseguir. Por casualidad, el nombre que decidí para el protagonista coincidía con el de un deportista, hombre risueño y enamorado de la buena literatura. La primera vez que le vi fuimos a ver una obra de teatro en el Círculo de Bellas Artes, aunque ya le conocía anteriormente por la catarata de cualidades que me había narrado, siempre emocionado, su hermano, mi compañero de facultad, de películas y de ilusiones extraviadas. Hoy, con la trágica desaparición de Jorge, por momentos no vislumbro ni rastro de esperanza y sólo veo oscuridad.

No me salen las palabras dulces que utilizamos para consolar a quienes queremos. No encuentro respuestas a mi búsqueda constante. La amargura me asfixia al pensar en sus padres, en su viuda, en sus hijos y, sobre todo, en su hermano, mi amigo del alma. La vida, injusta y absurda y maldita, continúa veloz. Dicen que alguien no muere mientras haya quien le recuerde. Por tanto, esté su alma o no en el Edén, él sigue junto a nosotros. Las hadas del ayer nunca morirán.

Vivimos en tierras de penumbra. Palidece la luz en el horizonte. El más allá, quizás paraíso, queda muy lejano. Aprovecho este espacio, todo un privilegio, para enviar fuerza, ánimo y cariño a esa familia que también es la mía. Adiós amigo, hermano, compañero. Como decía C. S. Lewis, escritor cristiano, como Pedro Salinas, “la magia nunca acaba”. Nos quedan la libertad y la imaginación, aunque sean ficciones. Aún me asedia la duda. Sólo tengo una certeza: Jorge nunca arribará en los vastos jardines sin aurora, donde habita el olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s